Como profesionales de referencia en la instalación de parabólica en Madrid, nos parece interesante hablarte en estas líneas sobre la invención de este tipo de antes. ¿Sabes cuándo y dónde se crearon? Sigue leyendo para descubrirlo...

La invención de la antena parabólica fue obra de Grote Reber, un ingeniero de radio de Chicago que desarrollaba su labor para el Instituto Tecnológico de Illinois hasta el año 1933.

Reber rompió con aquel centro y se lanzó a crear su propio radiotelescopio en el patio de su vivienda de Wheaton, un suburbio de Chicago. Se decidió a impulsar aquel proyecto después de que los laboratorios Bell no aceptaran su idea.

El radiotelescopio de Reber lleva un espejo de metal parabólico de 9 metros de diámetro, que era necesario que estuviera orientado a un radioreceptor a 8 metros sobre el espejo.

Aquel aparato, que Reber concluyó en 1937, iba montado en un soporte inclinable, que podía apuntar a varias direcciones, pero no giraba. El radiotelescopio se usó, sobre todo, para proyectos astronómicos. Este fue el germen de las antenas parabólicas.

Como empresa especializada en la instalación de parabólica en Madrid, nos gustaría que supieras que en las parabólicas transmisoras, el reflector se ocupa de reflejar la onda electromagnética que produce el dispositivo radiante, el cual está situado en el foco del reflector parabólico.

Desde Antenas Parisat, nos gustaría revelarte que las parabólicas, además de tener un carácter emisor, se utilizan como receptoras; por ejemplo, las que se usan para captar las señales de televisión.