La instalación de porteros automáticos es muy importante. Antes para, simplemente, poder atender a las personas que te iban a visitar; ahora también como complemento a la seguridad de tu propio hogar. Y es que su tecnología ha ido avanzando hasta llegar a ofrecer funciones que hace años no podías ni imaginar.

Pero antes de realizar la instalación de porteros automáticos, una de las primeras cosas que tienes que hacer es elegir cuál vas a instalar, y los más habituales hoy en día son los digitales y los IP. Por eso, tienes aquí las principales diferencias que existen entre ambos modelos, para que elijas sabiamente.

- La tecnología IP tiene entre sus principales características la mayor potencia, por lo que permite realizar operaciones más avanzadas que las de los videoporteros digitales más tradicionales.

- Los videoporteros IP son la evolución de los digitales gracias a que utilizan la tecnología más actual, incluyendo las posibilidades de conectividad.

- El videoportero IP te permite conectar con los servicios de domótica. El digital, sin embargo, cumple las funciones de apertura de puertas y de permitirte comunicarte con el exterior. Aunque también tienes la posibilidad de incorporar algún sistema de control adicional.

- La tecnología IP te ofrece una mayor calidad de voz y de imagen que sus predecesoras.

- Los dispositivos digitales necesitan un sistema de cables especiales. Por el contrario, los de tecnología IP utilizan un cableado estructurado que es compatible con otros aparatos de comunicación. Y esto es posible gracias a que la instalación se realiza a través del cableado de la fibra óptica.

Estas son las principales diferencias entre los videoporteros digitales y los que cuentan con tecnología IP. Si quieres recibir una información más personalizada, en Antenas Parisat nuestros profesionales te podrán aconsejar sobre cuál es la mejor opción para tu edificio, con todas las garantías.