Probablemente, la seguridad es una de las cosas que más valora cualquier persona en su casa. En este sentido, la instalación de porteros automáticos permite mejorar el control del acceso a cualquier inmueble, especialmente los videoporteros, puesto que permiten ver a la persona que está llamando desde el portal.

Pero estos sistemas que hoy están presentes en todas las viviendas no eran comunes hace unas décadas. De hecho, fue en los años sesenta cuando se introdujo en nuestro país este aparato que ha ido acabando con la profesión de los porteros de los edificios poco a poco. El asturiano Luis Menéndez Lavandera fue el encargado de su introducción en España.

El aparato procedía de Venezuela, donde ya se utilizaba para la comunicación del interior de las viviendas con el exterior de los edificios. El primero se colocó en la calle Fernández Ladreda 35 de Oviedo. No obstante, atrajo tanta atención de los niños que tuvieron que retirarlo, para evitar molestias a los vecinos, que tenían que aguantar cómo se agolpaban los pequeños para tocar los timbres y oír las voces.

Desde entonces hasta la actualidad se ha evolucionado en gran medida. Las pantallas de los telefonillos de hoy en día permiten ver con total claridad a las personas que llaman desde el exterior. Sin duda, la instalación de porteros automáticos es una de las medidas más eficaces para aumentar la seguridad en el interior de cualquier vivienda.

En Antenas Parisat no solo te ofrecemos la posibilidad de instalar un telefonillo, también trabajamos con mirillas electrónicas y cámaras de exterior e interior simuladas.