Los expertos en instalación de porteros automáticos conocen a la perfección los componentes de estos aparatos. Sin embargo, la mayoría desconoce tanto su funcionamiento como sus partes. Si estás dentro de esa mayoría y quieres informarte al respecto, no dejes de leer esta entrada.

Los porteros automáticos, junto a alarmas y demás, forman parte de los sistemas de seguridad básicos del hogar. El portero nos permite controlar el acceso al edificio, por lo que es prácticamente la primera defensa y suele ser una muy eficaz al estar controlada de personalmente por nosotros, los propietarios.

Una de las principales partes es la placa de calle. Es de las primeras piezas en la instalación de porteros automáticos y es la que permanece en el exterior. Incorpora el dispositivo de llamada y una videocámara si es videoportero. Suele aparecer o bien empotrado a la entrada o simplemente dispuesto en la superficie, pero es recomendable que esté provisto de un protector para evitar problemas con la lluvia.

Si instalas uno de estos en tu hogar, en el interior será colocado el telefonillo solo o con monitor, dependiendo del tipo de portero. Con este aparato puedes controlar los accesos y dar paso o no. Los monitores a día de hoy permiten ver en color el exterior e incluyen pantalla táctil con la que abrir el portal.

Otras partes del sistema son los mecanismos que abren la puerta. Se componen de un electroimán que acciona el dispositivo de apertura a través del telefonillo o monitor dentro del hogar. En cuanto a la fuente de alimentación, decir que se aloja en el mecanismo interior para evitar posibles problemas ante un robo, por ejemplo.

Como ves, los porteros automáticos no constan de muchas piezas y hoy día son fáciles de instalar. Desde Antenas Parisat te invitamos a contactarnos, somos instaladores de porteros automáticos, videoporteros y antenas.