A menudo muchas personas prescinden de la instalación de porteros automáticos en las viviendas unifamiliares como casas o chalets adosados en favor de únicamente el timbre que da acceso directo a la puerta de entrada. Sin embargo, instalar un portero automático es una solución muy inteligente para este tipo de viviendas, dado que en ocasiones no solo resulta una medida mucho más cómoda de atender a los visitantes, sino que también puede mejorar la seguridad de nuestro hogar.

Una vivienda unifamiliar se traduce en un mayor espacio, en ocasiones incluso varias plantas o estancias en las que la acústica no está de nuestra parte a la hora de percatarnos de la llegada de una visita. A veces la discreción es otra de las razones por las cuales muchas personas desean instalar estos dispositivos. Mediante la instalación de porteros automáticos podremos ser conscientes de quién llama a nuestra puerta desde cualquier lugar de nuestro hogar que escojamos. Si además de ello optáramos por un dispositivo de videoportero, podremos tener un mayor control conociendo el aspecto del visitante sin necesidad de abrir o incluso de responder a la llamada, resultando en una mayor seguridad para nuestro hogar y nuestra familia.

Otro de los aspectos importantes a la hora de decidir si incorporar un portero automático a nuestra vivienda es la posibilidad de abrir la puerta sin necesidad de recibir en el exterior a las visitas. En viviendas cercadas con vallas o cuya entrada va precedida de una puerta exterior o portón, esta es una solución muy cómoda, pues bastará con permitir la entrada a las visitas sin necesidad de desplazarnos o exponernos a las condiciones climáticas del exterior.

Si estás planeando instalar un portero automático en tu hogar, nuestra recomendación es que consultes con nuestros profesionales de Antenas Parisat para recibir toda la información adaptada y personalizada que necesites para tu tipo de vivienda.