La instalación de porteros automáticos permite comunicarte para dejar entrar a la persona que se encuentra fuera de tu casa u oficina mediante voz, mientras que los videoporteros tienen la misma misión pero incluyen la posibilidad de visualizar a la persona gracias a una pequeña pantalla. En este post respondemos a estas habituales preguntas que nos hacen nuestros clientes y que pueden ayudarte en tu elección:

- ¿Un telefonillo o varios? Para viviendas de varias plantas u oficinas de gran tamaño, suele ser práctico la instalación de porteros automáticos o videoporteros en diferentes zonas o incluso optar por monitores portátiles, que puedes llevarte contigo la parte de la casa que desees. De esta manera te asegurarás de que oirás el portero automático y además no tendrás que subir o bajar cada vez que suene. Si es tu caso, confirma de que el modelo de portero automático que instales te permita poner telefonillos adicionales.

- ¿Cuántos accesos quieres que abra tu portero automático? El telefonillo o videoportero puede abrir un único acceso o dos de manera independiente, como por ejemplo la entrada trasera o el garaje. Por ejemplo, en Antenas Parisat encontrarás telefonillos de una o dos aperturas.

- ¿Son recomendables los accesorios adicionales para una mejor seguridad? Desde luego que sí. Por ejemplo, nuestros videoporteros ofrecen estas prestaciones complementarias: memoria de llamadas perdidas, visualiza las imágenes de las personas que llamaron durante tu ausencia; visión nocturna, ayuda a ver la imagen incluso si es de noche o en zonas poco iluminadas; cámara orientable, consigue un campo de visión más abierto, o Tecnología NFC; una avanzada técnica que permite abrir la puerta sin emplear la llave gracias de un control remoto de lo más sencillo.